sábado, 20 de diciembre de 2014

El Islam Nuestra Religión está secuestrada Doctor Adnan Ibrahim



Adnan Ibrahim es palestino de la franja de Gaza – campo de refugiados de Nusairat- exactamente. Tiene 49 años y es conocido entre los ignorantes e idólatras del legado histórico como el que insulta a los compañeros del profeta, el que niega la Sunna, o lo que es igual para ellos, los hadices de Al-Bujari – Muslim, el que insultó a Aisha etc…En cambio los dotados de intelecto y que se han tomado la molestia de ver casi todos sus sermones, conferencias, charlas, quienes lo conocen de cerca al rezar en su modesta mezquita, quienes asistieron a sus clases, quienes viajan (mujeres y hombres) hasta Austria para poder vivir la experiencia de conocerlo y presenciar sus sermones los viernes, lo consideran como de las mentes más brillantes de este tiempo; el hombre enciclopedia, lo llaman. El hombre que les sacó de la oscuridad a la luz, el hombre que evitó a algunos convertirse en ateos a causa del patético discurso religioso imperante.
Adnan Ibrahim tiene un currículo extenso; es doctor en medicina, licenciado en ciencias de la shari’a, profesor en la universidad de Viena, el mejor recitador del Corán a nivel europeo, presidente de la asociación de encuentro de civilizaciones en Viena…A los catorce años escribió su primer libro, le siguieron otros, pero nunca los publicó porque se sentía decepcionado de sí mismo como escritor. Desde joven destacó por su inteligencia, su elocuencia y su memoria. Memorizó el Corán de niño. Habla y lee en cinco idiomas.
Sólo la comunidad musulmana vienesa sabría de su existencia si no fuera por un sermón que dio en pleno estallido de la llamada “primavera árabe”, debería llamarse invierno árabe, nunca fue primavera. Ese sermón titulado “El Principio de Nuestra Catástrofe” en donde contó verdades que desataron la furia de los “Ahlu Sunna wal –Yama’a” (La gente de la Sunna y el Consenso) sobre todo los salafo-wahabis- los inventores de su propio islam. De ahí, su iniciación de una campaña feroz en su contra, a través del youtube cortando y editando para convencer a ilusos de que es un shi’i, hereje… y a través de sus canales en el satélite mediante programas de hasta dos horas para desacreditarlo a fuerza de insultos, calumnias y difamaciones en ausencia de argumentos.
Dijeron de él:
Insulta a los Sahaba : Mentira. Los predicadores de la ignorancia manipulan a la gente a través de términos ambiguos cuyo significado e implicaciones reales son ignorados. Por ejemplo; la mayoría de musulmanes confunde hadices con Sunna. Negar un hadiz es negar toda la Sunna y refutar las palabras del profeta –según esas mentes-. De hecho para ellos, negar un hadiz de Al-Bujari es equivalente a negar un versículo coránico!
Del mismo modo el término “Sahaba” –compañeros del profeta- es definido por los musulmanes como una especie de casta de intocables infalibles donde todos están al mismo nivel. El Corán, como siempre, aporta otra definición. Si ser hijo de profeta o esposa de profeta no tiene validez alguna si no te sometes a la vía de Allah, menos tiene validez ser compañero del profeta. El Corán distingue entre ellos, no todos están al mismo nivel. Quien quiera respuestas, que busque en el Corán y se deje de cuentos de predicadores.
Adnan no insultó a los Sahaba, lo que pasa es que a los Ahlu Sunna no les gustan las verdades. Todo surge con el tema de Muawiya y su hijo Yazid, considerados por ellos como Sahabas de la talla de Umar y Abu Bakr a quienes hay que decir cuando se mencionan “Allah esté complacido con ellos”. Allah no puede estar complacido con corruptos. Sólo un analfabeto de la historia pondría al mismo nivel a grandes Sahaba como Umar y Abu Bakr, sobre todo Abu Bakr, alabado por el propio profeta en vida, y mezclarlos con los otros dos. Es un crimen. Es como poner en la misma frase a Umar y Al-Bagdadi (el nuevo pseudo-califa). Es esencial definir el término “Sahaba” primero, antes de decir nada.
Adnan Insultó a Aisha : Claro, y por eso le dedica una jutba entera. Quizás esta es la parte más graciosa porque reveló la ignorancia de esta gente de su propia lengua, el árabe. Sale una de estas estrellas de la televisión a decir que Adnan dijo que Aisha era una “marimacho” en términos modernos, astagfirullah, no tienen pudor alguno. Él no dijo tal cosa. De hecho, el no dijo nada nuevo que no fue mencionado ya por imams antiguos de las cuatro escuelas. Pero como la gente no lee, no se informa, pues cualquier charlatán les puede manipular. El dijo que era una rayula, eso no es un insulto, es un cumplido.
Aisha y Fatima no están a la misma altura: Es de sentido común, no es ningún insulto. Fatima es la hija del profeta. Cada vez que entraba ella, el profeta se levantaba. Decía “ella es parte de mí, me enfada lo que a ella …Aisha era su esposa, son dos niveles distintos y de ninguna manera existe degradación o menosprecio hacia Aisha. De la misma manera que Abu Bakr y Umar no están al mismo nivel tampoco. Abu Bakr estuvo con el profeta y lo apoyó desde el principio, era el más cercano al profeta. Los musulmanes tenemos tremendo cacao mental, mezclamos todo con todo.
Adnan es shi'i : No puede ser shi’i porque simplemente no comparte sus creencias sobre el imamato , por ejemplo, entre otras. El se considera sunni, pero no es el clásico sunni que acepta ciegamente todo sobre todo.
La guerra en contra de Adnan fue toda una revelación, puso a cada quien en su lugar. Al final, la gente inteligente abrió los ojos y descubrió un Islam que nada tenía que ver con el Islam que les enseñaron.
El discurso de Adnan es racional y desprovisto de anestesia. No es apto para todo el mundo, sólo es apto para mentes maduras y libres que ante todo buscan la verdad. Varias veces sientes que al pobre le va a dar algo encima del púlpito cuando se emociona por el estado de esta umma moribunda, sientes como si cargase con el peso de toda la umma sobre sus hombros. Su grito llega hasta el cielo, pero nadie escucha.
No existe tema alguno del que no sea experto, dio clases de: Filosofía, Lógica, Física Cuántica, Árabe, Jurisprudencia Hanafi, Fundamentos de la Aqida, Ciencias del hadiz…
Dio charlas de más de una decena de horas sobre los Sahaba, sobre la educación de los hijos, sobre el ateísmo, sobre el Imam Al-Ghazali, sobre religiones comparativas…
A menudo dice: “este tema, o esta frase, necesita de una charla de largas horas.” Es un hombre que puede estar hablando hasta ocho horas de un tema sin parar, sin titubeos, sin nada. Es una ametralladora de datos. Sus sermones tratan de diversos temas en los que oirás mencionar a los mejores pensadores, historiadores, filósofos, poetas y teólogos del mundo de todas las nacionalices, de todos los siglos. Duran mínimo 1h 15mn, rompiendo su record con una jutba memorable sobre la muerte que duró 2 horas 20mn. La gente salió con la cabeza a punto de explotar de la cantidad de información recibida. Sólo unos pocos entendieron ese sermón, hasta los universitarios necesitaron repetirla más de una vez para procesar lo que se dijo en ella. Cuando termina el sermón y la oración, se queda a recibir a la gente que lo viene a visitar o a los que se quedan para plantearle sus dudas, hacerle preguntas…
Una anécdota: Un muchacho universitario asistía a sus clases de filosofía, los sábados en la mezquita, sacó la mejor nota de su clase, y al preguntarle su profe de dónde había sacado la información que mencionó en su examen, le respondió orgullosamente : “de mi sheikh”. El profesor atónito le preguntó “¿un sheikh experto en filosofía?!”
Estés de acuerdo o en desacuerdo con él, no se puede negar que es un hombre que merece respeto por su conocimiento y por su honestidad. Es una constante fuente de sabiduría, y para decir que él es esto o lo otro, o dijo esto o lo otro, primero tienes que estar a su nivel. El hombre lee ocho horas diarias, memorizando todo lo que lee incluido número de la página. Su casa es un santuario de libros, él tiene habitaciones que son bibliotecas con libros que llegan hasta el techo. Su mente guarda más de diez mil libros…
Una persona muy cercana a él decía la semana pasada “cuando habla Adnan te transporta a otros mundos, te transporta al pasado, al presente y al futuro, no querías que se detuviese de hablar y cuando llega el momento de despedirse de él, sientes que te despides de un padre, de una madre, de un hermano, de un amigo”
Algo muy importante sobre él: Él no enseña a seguir ciegamente todo lo que dice. Enseña a ser libres pensadores y a ser buscadores de la verdad por encima de todo.
Volverá a dar clases en la mezquita sobre el Darwinismo y la evolución. El año que viene publicará sus libros.
Ese es Adnan Ibrahim, ese gran desconocido del que todos hablan. Amado por unos, odiado por otros.

PD : En su mezquita, detrás de él, rezan sunnis y shi'as juntos. El discurso de Adnan une a musulmanes, no los divide. Esa es la gente que se necesita hoy día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada