domingo, 11 de enero de 2015

EL CRITERIO DIVINO

Nosotros, los seres humanos, juzgamos a la humanidad de manera mecánica basándonos en lo aparente. Si fuera por algunos, la mayor parte de la humanidad ardería en el infierno y se salvarían sólo unos pocos pertenecientes al mismo grupo.

La mayor de las bendiciones de Allah es que ÉL mismo juzgará a TODOS, ÉL y nada más que ÉL. No tendrá socios en el juicio –astagrfirullah-, ni el profeta Muhammad, ni el profeta Jesús, ni Ali, ni al Bujari, ni Muslim, ni el comité de fatwas saudí, ni ninguna figura imaginaria perteneciente a la literatura fantástica pseudo-islámica. ¡Al hamdulillah! Podemos dormir tranquilos en ese sentido.

“Y dispondremos las balanzas de la justicia [para juzgar a los hombres] el Día del Juicio, y nadie será oprimido. Y todas las obras, aunque sean tan pequeñas como el peso de un grano de mostaza, serán tenidas en cuenta. Ciertamente somos suficientes para ajustar cuentas.” (Los Profetas :21)

*Dispondremos: Allah. Plural mayestático.

Sabemos que Allah es JUSTO, su justicia es absoluta, inequívoca. No obstante,
El Altísimo, no juzgará únicamente con la justicia, si lo hiciera, estaríamos todos perdidos. NADIE entra al paraíso con sus obras, acaso es tan barato. Acaso se trata de “sobornar” a Dios con unas cuantas oraciones, unos días de ayuno, unas cuantas expresiones y ya tendremos plantado un árbol o una casa en el paraíso. ¡Qué ingenuos somos los musulmanes! Superamos a los niños en nuestra ingenuidad y simpleza.

Allah, en su infinita compasión nos juzgará además de su justicia, con su infinita generosidad. Por lo tanto, su criterio en el juicio está más allá de nuestra pobre e ilusa comprensión. Él toma en consideración las condiciones externas e internas, las influencias externas e internas, el contexto general, lo aparente del individuo, su cultura, sus intenciones, sus creencias, su concepto de la vida, del universo, de Dios, de la religión…Todo influye, todo se toma en consideración.

Allah puede condenar a un sabio de renombre que podría tener un ejército de seguidores en su vida porque ante Allah no ni valdrán títulos, ni grupos, ni compañero del Profeta, ni hijo del profeta, ni imam de no sé qué, ni Sidi fulano, ni Sidi mengano. Eso funciona con los idolatras de todo tipo, los que se exceden divinizando a seres humanos que ni conocen su propio destino.
NADIE tiene garantizado NADA.

*Balanza en árabe es mízan (zeta inglesa) y cuando Allah menciona la palabra mízan en su forma plural –mawazin- significa las balanzas de la justicia en la otra vida. Se menciona cuatro veces en el Corán. ¿Cómo o qué son esas balanzas? Allahu A’lam. No es relevante saberlo, hay que preocuparse de la aceptación de nuestras obras.

Resumen: Hay que reciclar nuestro concepto de Dios porque anda muy torcido. La mayoría se ha creado en su mente un dios a su medida pretendiendo que es Allah cuando no lo es. Cuando tengamos un concepto correcto de Dios, ya podremos pasar a la siguiente fase, porque si se tuerce el concepto divino, se tuerce el resto.


Que Allah nos colme de generosidad más que de justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada